martes, 29 de marzo de 2011

Universidad de los Andes, Bicentenaria de verdad.

Hoy los Ulandinos de corazón celebramos un año más de alegría, de esperanza, de ciencia, de tecnología, de amistades, en fin de cientos de experiencias dadas desde el seno de nuestra alma mater que eternamente luchará contra las sombras que atenten contra los sueños contra las metas de quienes formamos parte de la visión de futuro de esta patria grande. Hoy la universidad bicentenaria demuestra que ante cualquier gobierno que atente eliminarla seguirá luchando, porque lo ha hecho durante 226 años! Frente al despotismo imperialista de España, dónde sus jóvenes en apoyo irrestricto a la gesta independentista fueron un factor fundamental en la creación de la patria grande, la patria libre. Luego enfrentó Guerra Federal demostrando que ninguna voluntad individual puede fraccionar su espiritu ni su voluntad; pasó por gran cantidad de dictaduras a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, dónde megalómanos deseaban crear una sociedad de ignorantes para hacer el control más fácil y ferreo sobre una población deseosa de cambios y libertad.

Consagrada la democracia la Universidad de los Andes en conjunto con toda la universidad venezolana tambien fue víctima de violaciones por parte de algunos inconscientes que no comprendían la profundidad filosófica y trascendental que significa la universidad en el seno de la sociedad.

Hoy la juventud venezolana, la juventud merideña y toda la comunidad universitaria que conforma el seno de la Universidad de los Andes, sigue en pie de lucha, y ante la intentona del gobierno nacional de cerrar nuestra casa de estudios para dominar a la juventud y robarle su futuro.
Seguiremos actuando en defensa no sólo de la universidad si no de la patria libre y soberana que soñaron nuestros próceres y los padres de nuestra democracia.

Feliz cumpleaños a la Universidad de los Andes! Que sigue a través del tiempo soportando los embates del totalitarismo, madurando, creciendo, fomentando el desarrollo del individuo y la sociedad.

Diego Rimer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada