domingo, 25 de septiembre de 2016

El Esequibo ¿Tema olvidado por Venezuela?

La disputa territorial por los 159.542 km2 que componen la zona del Esequibo entre la República Bolivariana de Venezuela y la República Cooperativa de Guyana está más vigente que nunca. El presidente de Guyana David Granger, se ha encargado de sumar un nuevo capítulo a este enfrentamiento político que ha alcanzado un nivel crítico desde hace un año, en 2015. Pero, ¿Qué Estado ha sido el más consecuente en el manejo de su política exterior en este tema?; ¿Cómo percibe la comunidad internacional esta pugna territorial?
Durante su intervención en el marco del septuagésimo primer periodo de sesiones de debate en la Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente Granger ha reivindicado frente a todo el foro la intención de su nación de que le sea reconocida soberanía plena al Estado guyanés sobre el territorio del Esequibo aseverando que: “Las reivindicaciones de Venezuela son una amenaza a nuestra existencia como nación independiente. Son una vuelta escandalosa de la enfermedad de los conquistadores que una vez plagó su propia historia” y que en vista de esta agresión “Guyana, un país pequeño, debe buscar en Naciones Unidas protección frente a las amenazas a su seguridad”. Sin duda el conflicto es un tema de primer orden para Guyana y es por eso que a pesar de aceptar con recelo la intervención del Secretario General de las Naciones Unidas en la figura de buen oficiante el año pasado, no se ha quedado de brazos cruzados y ha seguido denunciando lo que para ellos es una actitud hostil y colonialista de Venezuela.

No obstante, el gobierno venezolano a través de la Canciller, Delcy Rodríguez no ha mencionado ni una sola vez en todo su discurso ante el mismo organismo de la Naciones Unidas su postura frente a la disputa territorial. La Cancillería manifestó haber tocado el tema con el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon en una reunión, sin embargo, esto no puede ser demostrado por la Cancillería venezolana que en repetidas ocasiones ha actuado de forma ambigua, sin contundencia y sin un ejercicio enérgico de los mecanismos diplomáticos necesarios para salvaguardar la reclamación venezolana sobre el territorio Esequibo, según lo consagrado en la Constitución Nacional y, el vigente Acuerdo de Ginebra.

A tenor de lo expuesto anteriormente se le suma el silencio del presidente Nicolás Maduro con respecto a este tema durante la XVII Cumbre de Países No Alineados en la Isla de Margarita.

Venezuela, de forma tímida ha solicitado que se reactivare el mecanismo internacional del buen oficiante de conformidad con lo estipulado en el Acuerdo de Ginebra de 1966 en una misiva dirigida a Ban Ki-Moon en el momento de mayor tensión entre las dos naciones.  Aun así, la situación sigue siendo compleja y las partes a pesar de llegar a ese acuerdo temporal parecen cada vez más alejadas de llegar a un acuerdo definitivo, al menos de manera bilateral sin la intervención de un tercero.

En este contexto, es muy importante desde el punto de vista de la presión internacional, el plan que ha estado ejecutando Guyana presentándose como la nación con menos condiciones, asediada por la potencia –en este caso Venezuela- que tiene ambiciones ‘’terrófagas’’ respondiendo al guión desarrollado por más de medio siglo desde que el país vecino declarare su independencia, secundado por regímenes como el cubano históricamente opuesto a la reclamación venezolana del Esequibo, que hoy ejerce presión e influencia directa sobre el manejo de la política exterior venezolana, en virtud de la abierta alianza existente entre Cuba y Venezuela durante la última década. 

No hay duda que Guyana pareciera estar logrando su cometido en el ejercicio de presión internacional, además, de forma sistemática ha otorgado concesiones mineras y petroleras a distintas transnacionales que si bien es cierto, no constituyen un ejercicio que asegure la reclamación guyanesa en virtud de lo establecido por el Acuerdo de Ginebra, la inacción del gobierno venezolano pareciera manifestar su beneplácito y actuación apátrida que actúa en detrimento de la integridad territorial venezolana y los esequibanos.

Durante los últimos meses la pretensión de Guyana ha recibido el respaldo total del CARICOM y de terceros Estados que por estos argumentos y por razones políticas estratégicas han brindado su apoyo a la causa guyanesa; es menester señalar que las naciones angloparlantes de la región comparten un devenir histórico y políticas de desarrollo común que son contrarias a los intereses venezolanos. Hay que decir que este no es un detalle menor, ya que el reconocimiento de otros países es pieza fundamental si esta controversia es elevada a la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), como ya lo ha mencionado Granger en su discurso en las Naciones Unidas: “Guyana está lista para que la Corte Internacional de Justicia determine el asunto”.

El gobierno venezolano durante la era chavista de forma tímida y poco contundente manifiesta la condición nula e irrita del Laudo Arbitral de París de 1899, pero, pareciera que el sentido y alcance del Acuerdo de Ginebra de 1966 ha pasado a segundo plano, siendo evidente el descuido de la obligación que tiene el Estado venezolano de procurar la integridad territorial derivada de los documentos pertenecientes a la Capitanía General de Venezuela, establecidos como principio constitucional del territorio nacional.

Aunado a ello, durante el gobierno del finado Hugo Chávez, se pudiese considerar la existencia de una política entreguista del territorio venezolano, poniendo como excusa el ideal de una supuesta integración de la región. Recordemos que el fallecido mandatario dijo en su visita a Georgetown en 2004 que: "El Gobierno venezolano no será un obstáculo para cualquier proyecto a ser conducido en el Esequibo, y cuyo propósito sea beneficiar a los habitantes del área y el asunto del Esequibo será eliminado del marco de las relaciones sociales, políticas y económicas de los dos países".  Esto sin duda, deja ver que no ha habido una política regular y definida sobre el asunto, dejando ver a la luz de la comunidad internacional que la insistencia de la reclamación de Venezuela sobre el Esequibo puede ser asunto de capricho coyuntural, mas que el ejercicio de su legitimo derecho.

Ahora bien, sin importar las políticas generadas por los gobiernos de Chávez y Maduro sobre el asunto del Esequibo u las acciones emprendidas por la autoridad guyanesa, con relación a lo establecido en el parágrafo segundo del artículo V del Acuerdo de Ginebra “Ningún acto o actividad que se lleve a cabo mientras se halle en vigencia este Acuerdo constituirá fundamento para hacer valer, apoyar o negar una reclamación de soberanía territorial, en los territorios de Venezuela o la Guayana Británica, ni para crear derechos de soberanía en dichos territorio.” Por tanto, este aparato jurídico trasciende a las políticas de gobierno, siendo un genuino instrumento que tiene por objeto dirimir el diferendo territorial entre dos Estados, y, cualquier actuación al margen del Acuerdo es nula y, por tanto, la sociedad venezolana, está en el derecho y obligación de asegurar que ninguna acción emprendida en el presente o futuro que actúe en menoscabo de la integridad territorial venezolana o de los esequibanos.

Es claro que Guyana a pesar de no cumplir con las obligaciones establecidas por el Acuerdo de 1966 de no ejecutar actividades explotación dentro del territorio ha convertido en política de Estado el reconocimiento del Esequibo como parte de su territorio, lo que lo tiene en una mejor posición frente a la comunidad internacional, al contrario de las acciones que ha desarrollado el gobierno venezolanos desde hace muchos años, que tienen su punto cúspide con las infames declaraciones de Chávez en 2004; a esto se le puede también añadir el silencio del gobierno venezolano actual ante las duras declaraciones del presidente Granger en la septuagésima primera Asamblea General de Naciones Unidas; que no han sido desmentida o si se quiere contrastadas con algún comunicado o una declaración que ofrezca la perspectiva del Estado Venezolano sobre la disputa.

A pesar de todo esto, incluso de que sea Guyana quien impulse el mecanismo de resolución del conflicto a través del órgano jurisdiccional, recurrir a la Corte Internacional de Justicia es la vía más idónea y definitiva de terminar la controversia. Y es que con las pruebas documentales (mapas, levantamientos), las experticias y sobretodo la memoria histórica correctamente presentada no hay duda que el territorio Esequibo debe ser de soberanía plena de la República Bolivariana de Venezuela; pero la pregunta de rigor es: ¿Estará el gobierno venezolano dispuesto a hacer lo necesario para defender la integridad territorial de nuestro país?, ¿Pasará alguna vez a ser prioridad para el gobierno?
autores:

Abog. Diego Rimer. @diegorimer
Abog. Rubén Dario Sulbarán  @rube7

viernes, 24 de junio de 2016

Sobre la economía colaborativa, segunda parte.

Los cuatro ejes transversales que constituyen la política participativa de esta alternativa ante la crisis. (Primero: El conocimiento abierto)

Los cuatro ejes transversales que constituyen la política participativa de esta alternativa ante la crisis. (Primero: El conocimiento abierto)
En la entrega anterior se habló sobre el concepto y objetivo de la economía colaborativa como alternativa ante la crisis, de igual manera se describió como elemento de transformación económica en virtud de los cambios que está sufriendo a la estructura de “El Mercado” a nivel global.
Este modelo tácitamente ha sido parte de nuestras vidas siempre, hoy con algunos agregados propios de las realidades que el mundo vive, sin embargo, es menesteroso señalar los cuatro ejes transversales que le identifican como política, estructura y realidad social, convirtiéndole en un modelo para el ejercicio de las diversas transacciones que a diario realizan los seres humanos, es decir el intercambio de bienes y servicios, escasos o no, a continuación es definido el primer engranaje de esta máquina global.
El conocimiento abierto: no es una innovación, sino la consecución de la construcción y difusión de herramientas interactivas de carácter científico o no, bajo el paradigma de la democratización en el acceso al mismo, entendiendo la realidad que vive el mundo en el presente y como es necesario difundir mecanismos o herramientas para “ilustrar” en las luces del siglo XXI a la sociedad.
Este aspecto puede ser discutido o combatido por las ramas más conservadoras de la academia, ya que toda la información es generada por el colectivo, calificado o no, en función de su voluntad de compartir de manera desinteresada trabajos académicos, consejos, opiniones, entre otros (Este artículo es una resulta del conocimiento abierto).
Hoy conocemos insignes ejemplos en distintas áreas: la popular red de Wikipedia, ésta es un vivo ejemplo de difusión masiva de conocimiento sin interés monetario que puede fungir como herramienta de desarrollo a sectores que no han tenido acceso a ciertos sectores de la educación, ampliamente criticada por la comunidad científica al observarse en muchos casos la ausencia de citas o trabajos que prueban lo allí publicado. Por el otro lado, en el campo de la estricta formalidad académica existen redes sociales como Research Gate, en donde catedráticos comparten sus experiencias científicas y se interconectan las Universidades evitando protocolos y medios formales que simbolizan gastos y obstáculos, sobre todo en las Universidades Públicas, particularmente en nuestro país, hoy, asfixiadas económicamente por un gobierno central enemigo de la educación. Por último, para citar otro ejemplo insigne, existe el portal web y aplicación YouTube de Google inc., originalmente concebido como un medio de entretenimiento, se ha convertido en la “televisión libre del siglo XXI” con toda clase de contenido, bueno, malo, útil e inútil.
El conocimiento abierto, permite el desarrollo de prácticas de programación de código abierto, fomentando el software libre y la creación de plataformas alternativas al yugo comercial corporativo tradicional o a una tutela estatal, a través del copyleft. También existen modelos de software con copyright en los que el pago por la utilización se establece en función de la aplicación que se haga del software, en entornos comerciales, permitiendo el desarrollo del pequeño y mediano empresario, generando por demás bienestar material en los programadores.
El conocimiento abierto es una consecuencia de la globalización, a través de la masificación de las redes, éste presenta muchas bondades pero que debe ser utilizado con cautela, ya que las liberalidades sui generis en algunas circunstancias permiten la difusión de información chatarra o desacertada, pero en su mayoría es una política participativa de crecimiento del individuo y las comunidades, que da pie al emprendimiento en todos los sectores.

@diegorimer

domingo, 19 de junio de 2016

Una alternativa de emprendimiento frente a la crisis: Economía colaborativa.

En la Venezuela de hoy, en el mundo de hoy, las dificultades que atraviesan familias muchas veces son imposibles de superar, en virtud de los avatares del destino y la innumerable cantidad de obstáculos que impiden el establecimiento de mejores condiciones para transformar la propia realidad y el entorno donde se habita; frente a estas circunstancias, la naturaleza misma del Mercado, intentando recomponerse para garantizar a todos acceso a bienes y servicios, asoma la posibilidad coyuntural de posible impacto estructural de tener una participación activa en el mismo. De la nombrada posibilidad nace el término “Economía Colaborativa” que proviene de la expresión inglesa “Sharing Economy”, elemento con el que de alguna u otra manera hemos estado vinculados todas nuestras vidas.
La economía no es más que la garantía de acceso a bienes y servicios con el fin último de generar bienestar social, la economía colaborativa es la traducción de una acción dinámica que beneficia a los pequeños y medianos sectores de empoderamiento económico en una sociedad.
Según Alegre ‘’podríamos traducirlo literalmente: “Compartiendo economía”, si definimos Economía como <>. Es indudable que la desigualdad de las sociedades occidentales, ha contribuido al desarrollo de la economía colaborativa, como medio también de defensa y supervivencia.’’[1] Sobre todo, en nuestra sociedad hoy abatida por las nefastas políticas del socialismo del siglo XXI.
La economía colaborativa es la promoción de iniciativas basadas en el uso de las tecnologías de la información y comunicación (TICS), que permiten la creación de diversos medios donde se pueden realizar interacciones entre individuos de forma masiva ¿En qué sentido? Por ejemplo, el establecimiento de redes sociales, donde Ud. Por ejemplo puede ofrecer el establecimiento de su hogar como posada, para una temporada turística específica, ofreciendo servicios a la hospitalidad o la simple estadía, esto se encuentra en auge como alternativa, para la juventud emprendedora o las familias que necesitan ingresos extras a través de portales como “Air BnB” “Coach Surfing”, entre otros, promoviéndose un nuevo paradigma de hacer el turismo en donde la interacción la cultura y realidades de las localidades es más estrecha, accesible y humana, en contraposición al anonimato, alto costo y deshumanización que las grandes cadenas hoteleras promueven, que ciertamente han sido y continúan siendo una gran alternativa para quienes deciden hacer turismo. Sin embargo, desde este nuevo enfoque, el ciudadano se empodera y expande con las herramientas que tiene a la mano, obligado y además motivado a ofrecer servicios de calidad, aprender nuevas culturas e integrarse a una sociedad globalizada que cada vez cierra más las brechas entre los países.
En el mismo orden de ideas, pero en otros rubros se brinda la posibilidad al beneficiario de estadía en una “X” localidad a través de redes como “Sin Rutina” realizar actividades por bajo costo que le sumergen en la destinación que visita, como, por ejemplo: servicios de SPA, asistencia a gimnasios locales, conocimiento de teatros y cultura “Underground” que sirven de complemento a la voluntad de conocimiento de los principales destinos que su ciudad ofrece.  
En una próxima entrega se describirán los 4 ejes transversales que constituyen la política participativa de esta alternativa ante la crisis: El conocimiento abierto, el consumo colaborativo en detalle, las finanzas compartidas y la producción colaborativa.
@diegorimer




[1] http://economistasfrentealacrisis.com/que-es-la-economia-colaborativa/

jueves, 13 de agosto de 2015

¡De Frente! (II) Economía para Venezuela.

@diegorimer
Partiendo del artículo anterior, intitulado ¡De Frente! (I) ¿Qué se Quiere? Es importante como juventud consciente, trascender del mero diagnóstico conocido por la ciudadanía ampliamente y, dar a conocer con nuestras opiniones de cómo creemos que debería promoverse un rescate de nuestro país; particularmente considero que en estas pocas líneas es poco lo que puede decirse, pero creo que es importante expresarlo por encontrarnos en un año electoral y, en donde los distintos candidatos a la Asamblea Nacional deben escuchar a la ciudadanía para poder elaborar un programa legislativo coherente se traduzca en un fortalecimiento institucional del país y en la ejecución de políticas públicas adecuadas para lograr transformaciones positivas en nuestra sociedad, estas transformaciones partiendo en principio del rescate de la República, la renovación institucional y posteriormente la promoción de elementos para dar un giro al timón de este país que ya se encuentra en pleno roce con un gigante iceberg  de crisis que lo está hundiendo.

En el ámbito económico, no es un secreto que Venezuela posee un reservorio impresionante de recursos naturales, pero, sin valor agregado son sólo materia prima u objetos que no transforman nuestra vida y, siguen siendo instrumento de coloniaje bajo el manejo de una relación centro-periferia  con las sociedades industrializadas, que utilizan nuestros recursos para luego vendernos los insumos, objetos y utensilios resultas del procesamiento de esas materias que en general que transforman nuestra vida.

Hoy, con un Bolívar devaluado, atravesando una estanflación, Venezuela debe generar una política dirigida a: 1) una apertura que nos permita posicionarnos en los mercados regionales a través de nuestros esquemas de integración como MERCOSUR, nuestras alianzas andinas. caribeñas, y, por supuesto en los mercados mundiales, con el impulso del desarrollo científico y el potencial industrial para trascender el factor petróleo y nos permitan crecer aceleradamente en las próximas décadas, generando empleo, productividad  y competitividad que se traduzcan en bienestar social. 2) Para acabar con la escasez de los productos básicos, reducir los precios de bienes con valor agregado como los tecnológicos, automotrices, agroquímicos, etc. se debe trascender del esquema de la autosuficiencia, por un esquema de crecimiento exportador, por lo general  motivador a nivel empresarial para abastecer el mercado nacional y ser competitivos a niveles de la región andina, el caribe y el cono sur 3)  Para lograr lo previo, para nadie es un secreto que es necesario realizar un programa integral de privatizaciones, en algunos casos caracterizadas por el retorno de empresas otrora productivas injustamente expropiadas y acabadas, la puesta en el mercado de otras creadas por el Estado, privando en la compra a) la masa trabajadora b) capital privado nacional y c) capital privado transnacional siempre y cuando no actúe en menoscabo de los intereses nacionales; que por cierto permitiría reducir drásticamente la deuda pública interna y externa en términos netos y,  dirigir e invertir una parte fundamental en sectores neurálgicos del mantenimiento y mejoramiento del Estado como Educación, Salud, Seguridad Ciudadana, Defensa Nacional y obras de envergadura y alto impacto (endeudamiento necesario), para promover la Justicia Social.  4)Debe establecerse un arancel único considerado por los expertos en el área, beneficioso para las importaciones y exportaciones, ello debe realizarse de la mano con el mantenimiento para asegurar funcionamiento de nuestras carreteras, autopistas, puertos, aeropuertos y  con la depuración sistema aduanero en general, hoy contaminados por la ineficiencia burocrática y la corrupción. 5) Debe definirse una política cambiaria que apunte al mantenimiento de una tasa de cambio lógica y beneficiosa para el aprovechamiento de inversión y crecimiento exportador, asimismo,  debe estimularse el desarrollo de un mercado de capitales, manteniendo un mínimo control que permita influir sobre los movimientos de capitales internacionales a corto plazo, además facilitando la conducción macroeconómica para ayudar a preservar una tasa de cambio que estimule las exportaciones no petroleras. 6) La promoción y desarrollo de un mercado hipotecario para tratar el tema de vivienda que permita la expansión sostenida de préstamos hipotecarios a largo plazo. 7) Programa de Incentivos a la Pequeña, Mediana Industria, Sector agrícola y Sector Turismo, traducido en inversiones de infraestructura, la oxigenación  de sus mercados, cartera crediticia beneficiosa. 8) En cuanto al Petróleo, Gas y Minerales propiedad de la República como lo establece nuestra Constitución, deben ser rescatados, por tanto PDVSA, sus filiales, Las Industrias de Guayana, entre otras, deben ser depuradas y ocupadas en su sector genuino, despolitizándose, promoviéndose planes de expansión petrolera, gasífera, minera, metalúrgica destinados a posicionar a nuestras materias primas y productos procesados como primera elección internacional y, además debe aprovecharse la expansión para constituirlas en palancas del desarrollo científico e industrial del país. 9) La Seguridad Jurídica es fundamental, con ello se genera confianza en el colectivo que permite reducir los niveles de percepción de riesgo sobre la inversión en Venezuela y le convierten en un crisol de oportunidades para el capital nacional y regional.

Todo lo anteriormente señalado se traduce en reducción y control permanente de la inflación, mejoramiento de la calidad de vida de la ciudadanía y rescate de los puntos estratégicos del Estado para colocarle a la vanguardia de la región.


¡De Frente! (I) ¿Qué se quiere?

Esta reflexión, está motivada luego de un corto receso personal del ámbito público (político) en virtud de la búsqueda y mejoramiento de mi desarrollo integral, como joven ansioso por mejorar el entorno donde habito, ergo, mejorar el país que me vio nacer y crecer.

            Para nadie es un secreto que Venezuela se encuentra atravesando la peor crisis política, económica y moral de su historia republicana, crisis que toca todos los ámbitos del quehacer diario de los seres humanos que habitamos este país. Esta crisis se ve motivada por una praxis política corrupta, retrograda, autoritaria e inconsciente socialmente, que se traduce en la vulneración de los derechos fundamentales de los venezolanos a través de un manejo irresponsable del erario público, el ejercicio de políticas incoherentes e improvisadas y por supuesto la persecución de un cúmulo ciudadano importante que disiente de la forma en que el chavismo ha ejercido el poder por casi dos décadas, ¡Sí!, parece mentira pero ya son 17 años de la participación hegemónica del chavismo en la escena política venezolana, es decir, que ya no puede achacarse responsabilidad  a momentos históricos previos, háblese del Pacto de Punto Fijo , por ejemplo, cuando en la escena histórica la participación del chavismo en gobierno equivale casi a la mitad del ejercicio en el poder de los protagonistas de la experiencia democrática moderna en Venezuela.

Se evidencia un persistente deterioro de las instituciones fundamentales del sistema político, ergo, la desintegración del Estado, que,  se convierte pues en una rémora para rescatar la armonía en nuestro territorio.

Venezuela tiene en su totalidad una extensión de más 1.600.000 Km2 de los cuales son 1.074.987 km2 de extensión territorial (incluyendo nuestro Esequibo), 472.000 km2 del Mar Caribe, 100.000 km2 de plataforma continental, 71.000 km2 de mar territorial, 22.000 km2 de zona contigua, 1.280 km2 de territorios insulares, siendo además uno de los diez países mega-diversos del mundo, poseyendo por tanto una de las dotaciones de recursos naturales y productivos con mayor potencial en el planeta tierra; por ello, es tiempo de rescatar la República, sus instituciones e inyectarle la mística de nuestros ciudadanos capaces, que quizá son su recurso más valioso, para finalmente rescatar la Libertad, la democracia, constituir un gobierno que realmente responda al mandato de quienes le eligieron, que haya una economía sólida, una seguridad ciudadana eficiente, una Defensa Nacional real, una Política Exterior coherente, promover la inversión educativa, científica, en salud, vivienda, infraestructura promotora del desarrollo sustentable y así erradicar la pobreza y convertirnos una vez más en un referente regional y mundial, en materia económica, política y social, que perdure a través del tiempo, como herederos de la Libertad y promotores de la integración regional.


Para lograrlo es menester rescatar el rol verdadero de las organizaciones políticas que es promover y facilitar la participación en los asuntos públicos y no mediatizarlo con irresponsabilidad, esto, es particularmente un llamado a los sectores que hoy desean convertirse en Alternativa. @diegorimer 

domingo, 11 de enero de 2015

De Museo de la Inmigración y el Café a Museo del Olvido

Foto: Diego Rimer 11/01/15
El día 11 de enero de 2015, domingo con una mañana cálida, de esas en las que provoca pasear por nuestra hermosa geografía regional, decidí ir de visita a la “Hacienda La Victoria” sede el Museo del Café y del Museo de la Inmigración, majestuosa infraestructura que recuerda el pasado agroexportador de Venezuela, como principal productor de café del mundo; espacio además que refleja las vidas y aportes de más de una veintena de familias inmigrantes provenientes de distintos rincones del mundo, que amoldaron el rostro de lo que hoy son nuestros Andes venezolanos y, asimismo, realizaron aportes importantísimos para el desarrollo positivo del país.

Foto: Diego Rimer 11/01/15

La “Hacienda La Victoria” icono insigne de la Venezuela cafetalera desde finales del siglo XIX, fue en 1992, totalmente restaurada para prestar sus servicios como herramienta de protección a la memoria histórica venezolana. Ésta ha abierto sus puertas al público desde su restauración de martes a domingo, ofreciendo un recorrido que tenía por objeto transportar al visitante a la realidad de una Venezuela del esfuerzo, el optimismo y su pasado agrícola, acompañado además de un ala que permite conocer los principales rostros de distintos hijos adoptivos de nuestra Mérida, ellos, esencia misma de la venezolanidad a pesar de su procedencia internacional; inmigrantes que con su arduo esfuerzo y trabajo, sentaron las bases y levantaron las columnas de una región prospera, en medio de realidades pasadas de mucha necesidad.

El 11 de enero de 2015, con tristeza en el rostro y una gran ira interna, observé como esa edificación se encuentra en ruinas, por la inconciencia  de un gobierno irresponsable, que desconoce nuestro devenir histórico y la importancia de salvaguardarlo. De forma improvisada ha sido allí instalado un núcleo de la Universidad Experimental del Sur del Lago, hecho que no puede ser desconocido por la importancia de la educación, pero que ha irrumpido de forma negativa con espacios sagrados que se constituyen también en aportes fundamentales para el conocimiento y la cultura colectiva por lo que representan para la historia de Venezuela. La instalación improvisada de aulas de clase, acabó al Museo de la Inmigración, acompañado también de un acceso sin control alguno a las instalaciones y sin mantenimiento adecuado. El ala del Museo de la Inmigración donde se encuentran documentos de identidad, pertenencias y objetos de valor de distintos inmigrantes está lacerado y mutilado, siento un vil atentado contra nuestra historia y, una franca falta de respeto a más de veinte familias que con mucho cariño y desprendimiento decidieron compartir sus historias en agradecimiento a lo que este país les dio (y lo que éstas le dieron al país).

  
Habitaciones repletas también de refugiados, muestran la improvisación del gobierno regional y nacional de solventar la triste problemática de vivienda que vive el país, colaborando además con el deterioro de las instalaciones que inciden negativamente en la preservación y protección de la memoria histórica de todos los venezolanos.

Foto: Diego Rimer 11/01/15
Hoy, en nombre de la salvaguarda de nuestra historia como herramienta positiva de transformación social, hago un llamamiento de atención a las autoridades regionales y nacionales competentes en la materia, así como también un llamado de emergencia a los familiares que dieron importantes aportes a la constitución del mencionado museo a que sea rescatado, o en su defecto sean exigidas las políticas necesarias para preservar el patrimonio cultural e histórico que ahí yace.

Las autoridades de la Universidad Experimental del Sur del Lago y al Ministerio con competencia en la materia, les digo, que si son conscientes y promotores de la educación, no deben ser cómplices del vil asesinato a nuestra historia y, debe exigirse en nombre de la comunidad universitaria allí presente, la edificación de un núcleo digno para el cumplimiento de sus funciones, sin actuar en menoscabo de estas importantes instalaciones.
Foto: Diego Rimer 11/01/15
El gobierno regional y nacional, también debe ser sensato del daño inconsciente ocasionado por los refugiados in situ y se debe con ello activar los mecanismos idóneos para garantizarles una vivienda digna y condiciones de desarrollo integral, lejos de la improvisación que actúa de forma nefasta no sólo contra ellos sino contra el colectivo que debe servirse de esas instalaciones para el fin que fue restaurada.

Finalmente, a la Universidad de Los Andes, a la Academia de Mérida, la Academia Nacional de la Historia y a las familias ALLENDE, BOTARO, GARCIA CASO, ORTIZ, PARASKEVAS KAOLITIRI,  PONCE RIUS, SPINETTI, BERTI, DINI, GIRONDO, PERESSI, SPINETTI DINI, JAUREGUI, WYZYKOWSKA, ANZIL, EL FAKIK, PAPARONI, BLANCO, MASSEI y RIMER, a realizar los esfuerzos necesarios para salvaguardar este patrimonio histórico, en el cual está involucrado el desarrollo positivo de la nación, de la misma manera su desarrollo propio y el infinito valor sentimental de las importantes luchas que emprendieron sus familiares, hombres y mujeres, buscando en estas tierras un mejor porvenir, atravesando importantes obstáculos que gracias a la Providencia y su destino, lograron superar para erigir  hermosas familias, al servicio del país, que con su origen extranjero y su interacción nacional, son vivo ejemplo de genuina venezolanidad en el presente.

Foto: Diego Rimer 11/01/15
Diego F. Rimer B.
Nieto de Gherson Rimer Trajtemberg (personaje presente en este otrora hermoso museo).
Twitter:@diegorimer
Foto: Diego Rimer 11/01/15









Foto: Diego Rimer 11/01/15

viernes, 15 de agosto de 2014

A Don Bernardo Aranguren.


En la Mérida de antaño, particularmente en ese Ejido rural, marcado por el contexto de la disgregación y modesta producción agrícola, nació Bernardo Aranguren, el 14 de Octubre de 1920, en medio de una numerosa familia, de origen humilde que por las realidades propias de ese entonces, encomendó su devenir para desarrollarse como hombre a una familia habitante de la “ciudad”, sin embargo, debido a la necesidad y a las propias carencias enmarcadas en ese entorno, decidió marcharse en búsqueda de un mejor futuro, que lejos de prometedor parecía obscuro y negativo. Bernardo Aranguren se dedicó al trabajo de ser “mandadero”, como decían entonces por estos pueblos; en medio del aguacero, decidió ser zapatero, oficio que le marcó, le apasionó y le desarrolló.
Bernardo El Zapatero, el hombre del esquinero, atendió a la Mérida señorial, a la rural, a la pobre, a la rica, la ilustrada y la ignorante. Bernardo el Zapatero, en medio del cuchicheo, de cliente en cliente, en la Venezuela de Gómez, escuchaba la opinión de un país divido entre la resignación y la construcción de una nueva nación; allí su vida cambió: él se forma y se identifica con la Libertad, la Justicia Social y la verdadera Unidad Nacional.

A la muerte del dictador, el joven trabajador se une a la Organización Venezolana (ORVE), movimiento político de Izquierda Progresista, Antiimperialista y Policlasista. En ese momento, el joven se transforma en hombre y funda el Sindicato de Zapateros de Mérida, hoy, pareciera una iniciativa modesta, pero ayer es un ejercicio de organización, transformación y lucha política para la construcción de un Sistema Justo, alejado de la distorsión y ambigüedad de la bota militar e improductividad señorial.
De aquí a Caracas, Bernardo arranca, asumiendo el compromiso con la Libertad y entendiendo su origen y humildad decide de ahí y hasta el final combatir la impunidad, la injusticia y la explotación, garantizar la educación para niños y jóvenes que como él se les ha mutilado la oportunidad de estudiar, por la dura y triste realidad, ORVE cambia y el PDN nace.

Conociendo a Carnevali, a Pinto Salinas, a Rómulo y a Ruiz Pineda, su compromiso y convicción aumentan y, regresando a Mérida asume la pesada, honrosa y fundamental responsabilidad de representar a la masa obrera merideña, en la Federación de Trabajadores del estado Mérida, ello le va a costar su tranquilidad, pues la persecución política de los herederos del gomecismo y de los serviles del conservadurismo, se arrecia.

Con la ilegalización del PDN, la propuesta política a la que don Bernardo se adhirió, se transforma y es entonces AD la que se asoma, en 1941 se robustece el proyecto, nacido para hacer historia, y es Don Bernardo un baluarte acompañante de esa línea cronológica.

En 1945, La Revolución de Octubre, trae Libertad y consigo la instauración de la Primera República Liberal Democrática o República Popular Representativa, que le nombra gobernante de Tovar, sin embargo, con el auge de la traición y la oscuridad, para 1948, la dictadura vuelve a ocupar un lugar. Don Bernardo se “enconcha” y asume la lucha clandestina y por allí le dicen “Macario”; sin embargo, el Gobierno de facto, lo lleva al calabozo en Entre Mérida y San Felipe, padece la represión, pero jamás pierde la esperanza, confía en el pueblo, en la lucha y la gesta indetenible de un país que cambió y que jamás permitiría la perpetuidad de la Dictadura.

El 23 de Enero de 1958, amanece sonriente y ello se traduce en un reajuste y recomposición de su trabajo, abocado a las causas justas y la protección del indefenso que le llevan a ser de Diputado, Concejal y en general un misionero de la Libertad.

Don Bernardo Aranguren ha sido el retrato mismo de la historia de la democracia y libertad, la historia construida por la sangre, sudor y lágrimas de Acción Democrática, un partido con responsabilidad histórica, ¡Bernardo, es la imagen compañeros! de la juventud aguerrida, combativa, la de un partido policlasista, promotor de la movilidad social, honradez; Don Bernardo, es la imagen de la experiencia, la paciencia y la humidad. Don Bernardo, parte físicamente el 14 de agosto de 2014, pero su pensamiento y su alma combativa aquí está, él fue y será para siempre el ¡Obrero, Zapatero y Trabajador de la Libertad!
Es Todo.
Diego Rimer.
@diegorimer