martes, 13 de julio de 2010

Socialismo del siglo XXI… ¡upss perdón! quise decir Caudillismo del siglo XXI.


A lo largo de estos 11 años de gobierno decenas de estudiosos en especial politólogos, periodistas, sociólogos, historiadores latinoamericanos, pero sobre todo venezolanos han tratado de comprender cuál es el sistema de gobierno que tiene Venezuela y que clase de liderazgo ha sido impulsado por Hugo Chávez, para algunos es Democracia Popular, renovada, carismática, para otros es Fascismo del más puro, Comunismo o simplemente un régimen autoritario basado en un decisionismo político sui géneris desarrollado por el propio Chávez.

En este pequeño ensayo de opinión trato de igual manera como lo han hecho varias personas de determinar ¿Qué es esta cosa?, bueno .., luego de leer algunos artículos, revistas y libros, me lleva a concluir que nosotros en este preciso momento, no estamos en el año 2010, sino que hemos regresado a principios del siglo XX, ya que estamos experimentando una de las formas más arcaicas y propias del caudillismo ya que“ …se entiende en términos generales por caudillismo a un régimen político personalista, cuasi militar, cuyos mecanismos partidistas, procedimientos administrativos y funciones legislativas están sometidas al control inmediato y directo de un líder carismático y su cohorte de funcionarios mediadores” (Roa Suarez, 2000), El caudillo es entonces una persona que busca poder, intenta con sus obras ganarse la simpatía de la población y desprestigiar al máximo al anterior gobernante; así, reorganiza el gobierno a su antojo ya que considera que la institucionalidad creada por el anterior régimen es la causante de todos los problemas sociales y que independientemente de la duración de su gobierno seguirá utilizando esta excusa para justificar cualquier victoria o fracaso que logre en su gestión buscando el propio beneficio. ¿Algún parecido con la realidad?

Se supone que en Venezuela habíamos superado esta etapa al haber finalizado el régimen del Dictador Marcos Pérez Jiménez el 23 de enero de 1958, y que luego de un pacto político conocido como el “Pacto de Punto Fijo” se había logrado consolidar un sistema democrático , alternativo y progresista que llevaría a Venezuela hacia el éxito, de hecho así fue por los primeros 20 años de éste, hasta que venció el compadrazgo y el clientelismo enfermizo que fue producto del ingreso bruto de riquezas provenientes del petróleo y que no se supieron administrar ya que lamentándolo mucho hubo una generación de relevo que no fue moralmente apta para asumir el reto y que deshonraron a esos grandes luchadores como Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, Jóvito Villalba , entre otros, que tenían en su mente un gran ideario que ayudó a construir la institucionalidad e infraestructura en este país, esta situación nos lleva a preguntarnos ¿Qué hizo entonces que el Caudillismo regresara a Venezuela?. Según algunos críticos es producto de la ausencia de consenso político y de un plan de desarrollo estable que sustentara al país, eso exactamente fue lo que pasó en Venezuela, para 1978 las tesis programáticas tanto de AD como de COPEI habían sido concretadas y había una generación de relevo que no supo conducir ese estado de prosperidad y bienestar que poseía el país, así pues que recurrió al clientelismo y a otras maneras de satisfacer a la población incrementando el gasto público astronómicamente y desarrollando la corrupción que eventualmente llevarían el sistema al colapso; La mayor expresión fue el 27 de febrero de 1989 donde se aplicaron ciertas medidas de manera tardía y traumática que hicieron que todos los problemas de la sociedad explotaran directamente llevando así al derrumbe del llamado “Pacto de Punto Fijo” y finalmente en 1998 llegando así Hugo Chávez al poder , en consecuencia fue la asunción del caudillismo como valor social, Chávez mismo lo ha mencionado en repetidas ocasiones: “..Como decía Bolívar, yo soy una débil paja arrastrada por un huracán. Vean el huracán, las causas del huracán, no la paja que va en el viento. Yo me puedo morir ahora... Pero el proceso seguirá” (Blanco, 2002), Sin embargo, poco a poco él adquirió una condición de persona indispensable para la “revolución” convirtiéndolo en un caudillo que cree que es la única solución a los problemas que tiene la patria y que cree que es incapaz de errar y eso fue un mensaje que absorbió gran cantidad de la población inclusive llevándolo a él a decir una de las máximas de la demagogia “Chávez es el pueblo”, llevándolo a autocalificarse, de manera indirecta como soberano, destruyendo toda institucionalidad y haciéndonos retroceder hasta eso regímenes ya olvidados y superados.

Esto nos lleva entonces a retomar idea de cuál fue el origen de este caudillismo que nos ha llevado nuevamente al atraso, puede haber sido la democracia que se constituyó sobre una base inconsistente, es decir, proyectos que al llegar a su culminación no tenían sucesiones y por tanto si no se preparaba el futuro eventualmente nos llevaría al desastre, y en efecto eso fue lo que pasó sobre un Estado desorganizado social y económicamente, sin planes de gobierno que siguieran disciplina y orden. Por esta razón, la democracia no fue efectiva y permitió que sucediera el fenómeno Chávez, hoy en día él se escuda señalando que tiene un proyecto llamado el “Socialismo del Siglo XXI” como lo tendría una institución verdadera, luego de todas las disertaciones, te invito a juzgar, ¿es esto Socialismo del siglo XXI o un Caudillismo más?
Br.Diego Rimer Barbella.
Twitter: @diegorimer
rdiego@ula.ve

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada