domingo, 24 de julio de 2011

El nacimiento del Libertador… que hay en ti.

Este domingo 24 de julio de 2011 se cumplieron 228 años de aquél 24 de julio de 1783 cuando en Caracas nació quien se convertiría en el gran Libertador de Sudamérica, nada más y nada menos que “El caraqueño americano”, “el padre de la Patria” Simón Bolívar, quien fue militar y político, principal de los próceres de las independencias de los actuales países Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y por supuesto Venezuela, además fue fundador de la extinta Gran Colombia; un personaje que realmente ya no necesita introducción ya que forma parte pues de nuestro ideario, de nuestra cultura y es base fundamental de los valores y principios sobre los cuales ha sido construido este país.



Este breve artículo no sólo trata de recordar el natalicio de nuestro Libertador, busca recordar que nosotros, los venezolanos somos herederos de Bolívar, tenemos sangre libertaria que corre por nuestras venas, espíritu de lucha, actitud combativa y alma pura, todos ingredientes que al mezclarse de la manera correcta son capaces de crear a un ser virtuoso que tiene como su bandera la Justicia, es decir un potencial Libertador. Todos y cada uno de nosotros cada día enfrentamos dificultades en las cuales se pone a prueba nuestra capacidad de contribución a la patria.



En nuestra conciencia la palabra Libertador es de inmediato asociada al padre Bolívar y a todos los próceres de la emancipación Sudamericana, rara vez tomamos en cuenta la actitud mental y espiritual que generó el pueblo como libertadores y motor fundamental de las grandes revoluciones de América y el mundo que tuvieron como fin último la construcción de un sistema donde reinare la Libertad (de expresión, de pensamiento, de elegir, de culto), la igualdad ante la ley y la igualdad de oportunidades(acceso a la seguridad social, a la educación, al trabajo) y la fraternidad, es decir amistad, trato digno y respetuoso entre todos los miembros de la sociedad como integrantes de una gran familia que es la nación; todo ello creando un verdadero sistema democrático donde la soberanía reside en el pueblo, es decir, en la voluntad de todos nosotros.



Ser libertador es ser responsable, ser libertador es ser honesto y ser libertador es no causar un daño a otro, en fin ser libertador es ser demócrata; luchar contra todas aquellas cosas que consideramos que no se están haciendo correctamente, es exigir a las instituciones que no atropellen los derechos de nuestros conciudadanos. Os invito a reflexionar y a actuar, ¡no perdamos nuestro rol de defender nuestra libertad! la democracia es el único sistema donde todos y cada uno de nosotros podemos actuar como un “Libertador” día a día para efectivamente fomentar la armonía y el respeto entre todos los miembros de la sociedad. Nuestra tarea es fortalecer la democracia, cuando veamos que un Gobierno se burla de su pueblo y la democracia se encontrare en peligro, sabremos que no estamos cumpliendo con nuestro ¡rol libertador! respetuoso de las instituciones en beneficio de la patria, entonces si queremos evitarlo ¡seamos voceros y actores de la libertad! Emulemos el comportamiento virtuoso de nuestro Libertador Simón Bolívar y jamás ningún déspota podrá gobernar esta tierra de gracia ni podrá aferrarse y prolongarse en el poder para subyugar y acostumbrarse a mandar y hacer olvidar a los ciudadanos su rol fundamental de proteger su libertad y no obedecer a quien actúe en contra de sus intereses; si el tirano encuentra a un pueblo consciente que sabe lo que quiere y lo que merece jamás tendrá posibilidad de gobernar.



DIEGO RIMER
Twitter:@diegorimer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada